vídeos de boda barcelona, preguntas, tarifas

Todo lo que tienes que saber antes de contratar tu vídeo de boda (PARTE I)

No te precipites: dedica un tiempo a encontrar tu vídeo ideal

Contratar tu vídeo de bodas no es como ir al supermercado buscando tomates y llevarte a casa los de oferta. Nada que ver. Hoy en día, la videografía de bodas ha alcanzado niveles de excelencia imposibles de imaginar años atrás, cuando algún amigo o familiar te proponía ver su vídeo de boda y tú sólo podías pensar “¡Tierra, trágame”!.

Sí, hay que reconocer que era un tostón difícil de tragar, con planos increíblemente largos o movimientos de cámara que parecían hechos por algún invitado borracho de la boda. Y qué decir de esas excéntricas transiciones que se usaban para pasar de una imagen a otra; eran más propios de un programa infantil que de algo íntimo y emocional como es el enlace entre dos personas que se aman. Reconozcamos que el vídeo de bodas fue hasta hace menos de 10 años algo casi insufrible en la que casi no destacaban videógrafos con trabajos bien valorados.

Hoy en día, es todo lo contrario. Vivimos la época dorada del vídeo de bodas con grandes artistas como Santi Veiga, Maru Films, Gui Dalzoto o Alejandro Calore. Todos con su sello personal, siempre innovando y sabiendo como nadie cómo contar una historia de amor. Hay vídeos de boda, como los del español Francisco Montoro que casi parecen obras de arte y que han conseguido ganar premios en festivales de cine. Sí, tal cual, un vídeo de boda ganando un certamen cinematográfico, ¡toma ya!.

 

Pero ¿dónde encontrar a un buen videógrafo de bodas?

Como ves, mi consejo es que no te precipites y contrates lo primero que te encuentres. Hay varios métodos para dar con profesionales del vídeo de bodas. Por un lado, puedes buscar en portales de profesionales de bodas como bodas.net, zankyou, bodaideal, todoboda, etc. La verdad que hay muchos pero los más importantes son los dos primeros.

El otro método es usar buscadores como Google, Yahoo o Bing. Tecleas “vídeos de boda + el nombre de tu ciudad” et voilà, te aparecerán unos cuantos. Igual te comento que con los buscadores no vas a encontrar a todos ni mucho menos, sólo aquellos que hayan conseguido posicionar bien su web. Eso sí, si aparecen bien posicionados suele ser sinónimo de que reciben bastantes pedidos de presupuesto, justamente de gente que como tú, ha usado las palabras mágicas en los buscadores para invocarlos.

Si le dedicas ni que sea unos minutos al día a la búsqueda, seguro que acabarás encontrando alguno que haga clic contigo.

“Mi fotógrafo me ofrece también vídeo”

No te digo que salgas huyendo si te encuentras con eso, pero casi. Es altísimamente improbable que encuentres una sola empresa que sea excelente en fotografía y vídeo. Son dos técnicas muy diferentes entre sí, que requieren equipos diferentes y formaciones también muy contrastadas. Si ya es difícil encontrar un excelente profesional en un área, imagínate lo improbable que es que los dos formen parte de la misma empresa. Mi consejo es que busques por un lado el fotógrafo de bodas y por otro el videógrafo, igual que buscas por un lado el catering y por otro la decoración. Muchas veces lo que acabas contratando de esta manera es a un fotógrafo que se lleva una buena tajada subcontratando a un videógrafo al que le va a pagar mucho menos de lo que te va a cobrar a ti.

Otra cosa es que el fotógrafo te recomiende a un videógrafo con el que le gusta trabajar. Aquí no pongo ninguna objeción. Échale un vistazo, nunca está de más, tal vez sea una buena opción a tener en cuenta.

“Mi wedding planner me recomienda a fulanito”

Si tu wedding planner te recomienda algún fotógrafo o videógrafo en concreto, no te digo que desconfíes, pero sí que mires bien sus trabajos. Puede ser que la wedding planner te los recomiende porque les gusta el trato con ellos o porque le gusta estéticamente sus trabajos y eso no significa que te vaya a gustar a ti. Hasta puede darse el caso de que te los recomiende porque se lleva una comisión si los contratas. Así que ojo. Considera a estos profesionales igual que a los que puedas encontrar en los portales de bodas o en los buscadores.

“El restaurante me obliga a contratar su fotógrafo y su vídeo”

Esta es una práctica habitual, y tan habitual como ilegal. El restaurante no tiene ningún derecho a obligarte a que contrates a su fotógrafo y/o videógrafo. Podrías hasta entrar en litigio con ellos por este asunto, pero supongo que no vale la pena enemistarte con quien te va a preparar la comida ¿cierto?. En este punto valora muy seriamente si tanto te gusta ese restaurante como para que tragues con esto. Porque la probabilidad de que esos profesionales de la imagen que te ofrecen no sean excelentes es de un 110%. Hay muchísimas opciones de buenos restaurantes, busca otra opción si te encuentras con este caso. La comida es muy importante, sin duda, pero las fotos y el vídeo quedan para siempre.

Decide lo que te va: vídeo de boda documental o videoclip

Vale, hay muchos tipos de vídeos de boda. Cierto. Pero hoy en día predominan dos estilos sobre el resto.

Vídeo de boda documental

El vídeo de boda documental suele corresponderse con un uso del audio natural de las situaciones, imágenes estáticas tomadas con trípode y de duración larga, músicas instrumentales que acompañan la acción sin destacar demasiado. También existe un uso frecuente de entrevistas a los novios, familiares o amigos para contar la historia de la pareja. Suele ser el estilo que más puede parecerse a una película de ficción cinematográfica. En este tipo de vídeos la música no es la protagonista, lo es la historia. Voy a poner como ejemplo el siguiente vídeo de Tomás Utillano como ejemplo de vídeo de boda documental:

Vídeo de boda como videoclip

Pues como el nombre indica es un estilo donde la música (muchas veces música comercial sin licencia) es la que manda, la que marca el montaje de las imágenes. Suelen ser vídeos dinámicos, con muchos movimientos de cámara y gran cantidad de imágenes por minuto. Este tipo de vídeos se suele fijar más en lo superficial de la boda y suele dejar muy de lado la historia de la pareja. Normalmente no tiene entrevistas. Sueles terminar de ver el vídeo sin saber nada de los novios, de lo que les gusta o deja de gustar. Voy a poner como ejemplo de vídeos de boda como videoclip a Guilherme Coelho:

Como ves, es bastante importante que determines qué te gusta más, que va más contigo y con tu personalidad. Yo soy más fan de los vídeos de boda de estilo documental, me parecen mucho más entretenidos cuando te cuentan una historia que simplemente cuando te presentan un chorreo de imágenes sin hilo argumental, ni que sean estéticamente impecables. Sin embargo no desprecio nada, sin ir más lejos mi forma de hacer películas de boda es una mezcla de ambos estilos: por un lado cuento la historia de la pareja pero por el otro intento grabar una buena cantidad de imágenes. De esta forma tengo lo mejor de cada estilo: la historia del uno y el dinamismo del otro.

¿Quieres saber más sobre precios de vídeos de boda? Dentro de unos pocos días la continuación del artículo .

Todo lo que tienes que saber antes de contratar tu vídeo de boda
5 (100%) 2 vote[s]

¿Te ha gustado? Compártelo y que llegue más lejos