Vuestro vídeo de boda, vuestra historia.
¿La contamos juntos?

Pero ¿qué os lleva a querer tener vuestro propio vídeo de boda? Casarse es un ritual entre dos seres que se aman y quieren gritarlo al mundo. Un día irrepetible en que vais a conseguir reunir a todas esas personas importantes en vuestras vidas. Y no es una decisión fácil pues conlleva muchos preparativos y nervios.

La parte por la que me responsabilizo en ese proceso es en conseguir plasmar vuestra historia en un vídeo de boda único; una película que capte lo que hace diferente vuestra historia. Me gusta contar tanto lo que sucede el día de vuestra boda como lo que os ha llevado hasta allí. Encontrar aquello que os hace únicos, esa verdad que será la que os emocionará a vosotros y a aquellos que vean vuestra película.

El día de vuestra boda va a ser un día lleno de emociones que merecen ser bien recordadas. Por eso la importancia de elegir bien tanto al fotógrafo como al videógrafo de boda. Porque son esos registros lo único que quedará después. 

5/5

¿Qué opinan los novios?

“Si tuviera que describir el trabajo de Mireia con una palabra sería “conmovedor”. Como fotógrafos, ya trabajamos con diversos videógrafos pero la sensibilidad y profesionalidad de Mireia la destacan de los demás. En nuestra primera reunión ya notamos la dedicación que tendría con la cobertura de nuestro gran día: Mireia recogió cuidadosamente no sólo la información de la ceremonia, sino varios pequeños detalles de nuestras vidas para enriquecer el vídeo. En la boda, Mireia y su equipo cubrieron el evento con enorme profesionalidad y discreción. Y el resultado… WOW! Nuestras expectativas ya eran súper altas pero nos sorprendió con tantas emociones a través del vídeo. Cada detalle que le dimos en la reunión inicial volvió a nosotros en forma de escenas hermosas. Cada vez que lo vemos sentimos como si estuviéramos allí de nuevo. Mireia, estamos muy agradecidos por tu dedicación y tu mirada maravillosa. ¡Vamos a llevar tu trabajo con nosotros para siempre!

“Mireia hace un trabajo increíble en sus vídeos, siendo capaz de reflejar la personalidad y esencia de cada pareja de una manera única. Cada toma que hace plasma un momento significativo, las imágenes son de una delicadeza y calidad sobresalientes, la música que escoge potencia todos y cada uno de los sentimientos que transmiten su vídeos. Por otra parte es una persona súper amable, que en ningún momento te hace sentir incómodo ni forzado, y con miles de ideas nuevas que va incorporando en cada uno de sus trabajos. No solo es creativa sino que es muy trabajadora y responsable, buscando lo mejor para cada uno de sus trabajos. Solo podemos añadir que ha sido un autentico placer trabajar con ella.”

“Excelente profesional, nos hizo el vídeo de nuestra boda y qué preciosidad, cuidando cada detalle, no te sientes incomodado por la cámara en ningún momento y el resultado es el mejor recuerdo que te puedes llevar. Gracias Mireia, te volveríamos a contratar una y mil veces.”

“¡Nuestra película de boda quedó sensacional! No en vano en Youtube tiene ya más de 230 mil visualizaciones. ¡Felicidades! Os deseamos todo el éxito del mundo y que a pesar de todo ese éxito nunca perdáis ese cariño, amistad y paciencia que son tan cautivantes. ¡Os queremos siempre presentes en nuestras vidas! ¡Muchas gracias!”

“Elegirla no es acertar, es un privilegio. Una profesional de los pies a la cabeza. Simpática, abierta a nuevas opiniones, humana… indescriptible mi vídeo, indescriptible ella. Gracias Mireia.” Mery

“Sólo hay que echar un vistazo a su web y su portfolio para descubrir que es capaz de llevar el vídeo de boda a otro nivel, algo al alcance de muy pocos en el sector. Sabe plasmar la personalidad de la pareja convirtiendo cada pieza en única, en la vuestra, que al fin y al cabo os va a acompañar el resto de vuestra vida. El resultado no es más que el reflejo de su profesionalidad y la pasión que imprime en cada fase del proceso. Elegirla no es acertar, es un privilegio. Gracias Mireia.” Javi

“Estamos encantados con el servicio y la profesionalidad de Mireia. La calidad del vídeo es impresionante, se nota que cuidó cada detalle al grabar y después al editarlo. Es como una película de nuestra historia. ¡Estamos muy felices! ¡¡Gracias!!”

5/5

Videógrafa de bodas.
Un trayecto de vida.

BARCELONA ➤ RIO DE JANEIRO - MANAUS ➤ BARCELONA

Importa quien os haga el vídeo de boda, sí.
La formación, sensibilidad, creatividad y dedicación son claves para crear vídeos diferentes y emocionantes.
En mi caso, soy formada en Comunicación Audiovisual y Dirección Cinematográfica. Empecé a grabar bodas a los 21 años, aunque eran otros tiempos.
Viví en Brasil 4 años, y fue allí, en Río de Janeiro, donde redescubrí el mundo de los vídeos de boda: un vídeo de boda podía concebirse con una estética y montaje igual al cine. En Brasil aprendí junto a grandes videógrafos y fotógrafos de boda en uno de los mercados más importantes del mundo. Ya de vuelta, fue el momento de abrirme paso con los vídeos de boda en Barcelona. El momento de poner en práctica todo lo aprendido y empezar proyectos como el de bodas de destino o destination wedding en Barcelona, España, y Lisboa, Portugal.
Para mí, lo más importante es contar historias personales que emocionen y sorprendan.

¡Hablemos!

Videógrafa de Destination Wedding Portugal y España

 

Junto a mis compañeros de Lucho Vargas Fotografía, hemos iniciado un proyecto muy bonito y ambicioso de Destination Wedding en Portugal y España. El proyecto nació cuando hace ya poco más de dos años nos vinimos de Brasil. Mis compañeros de Lucho Vargas Fotografia se instalaron en Lisboa, Portugal, y yo me vine para Barcelona, España, para continuar con mi trabajo en los vídeos de boda.  Por el momento estamos atendiendo parejas extranjeras que quieren casarse celebrando una boda de destino en uno de estos dos países. Y la verdad, ¡hay muchas más bodas de este tipo de lo que hubiéramos podido imaginar!

Dentro de muy poquito escribiré un artículo en el blog para explicar un poquito mejor este concepto de “Destination Wedding” y “Elopement” (boda de destino sin invitados, sólo los novios).  Porque es genial casarse como a uno le venga en gana, y ya puestos ¿por qué no en otro país?